Los grandes hacedores de Malbec le rinden tributo a la cepa estrella argentina

Vinos y Bodegas reunió a grandes referentes de la industria para que compartan sus experiencias personales relacionadas con esta variedad clave de la vitivinicultura

Por Juan Diego Wasilevsky - Editor Vinos & Bodegas iProfesional

Hacedores-de-Malbec

El Malbec se ha consolidado como la gran cepa tinta de la Argentina. De hecho, cerca de un 50% de las exportaciones totales de vino embotellado corresponden a esta variedad.

Y esto obedece al gran prestigio que ha ganado en los principales centros de consumo a nivel mundial.

En este contexto, hace pocos años, Wines of Argentina, entidad responsable de promover el vino argentino alrededor del globo, decidió instaurar el 17 de abril como el Día Mundial del Malbec.

Las razones por las cuales eligieron esta fecha obedecen a una razón precisa: la cepa llegó en 1853 a la Argentina de la mano del francés Michel Aimé Pouget, un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento para llevar adelante la dirección de la Quinta Agronómica de Mendoza.

Y fue el 17 de abril de 1853 cuando se presentó el proyecto ante la Legislatura de esa provincia para fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura, una de las piedras fundamentales de la vitivinicultura nacional.

Así, en el marco de esta fecha, Wines of Argentina cada año promueve festejos en diferentes ciudades alrededor del mundo, para celebrar esta cepa originaria de la región francesa de Cahors pero que encontró en los diferentes terruños locales, desde la Patagonia hasta el Valle de Cafayate, una identidad única.

Para acompañar esta celebración, Vinos & Bodegas convocó a prestigiosos enólogos que desde hace años elaboran Malbec para que cuenten, con sus propias palabras, la visión que tienen de esta variedad y cómo fueron sus primeras experiencias a la hora producir sus primeros vinos. 

Marcelo Pelleriti (Bodega Monteviejo) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-Para mí, Malbec es parte de la identidad de la Argentina. Es lo que nos permitió insertarnos en el mundo. Y lo importante es que pasó de ser un vino simple a tener gran complejidad, gracias a que empezamos a intepretar zonas geográficas. Hemos logrado mejorar toda esa trama de taninos en boca, un concepto que antes no existía. Hemos evolucionado mucho en la dirección de los grandes vinos del mundo. De hecho, con los grandes Malbec argentinos hoy podemos estar en igualdad de condiciones con un gran Burdeos.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Mi primer Malbec lo elaboré en el año 1995, a partir de un viñedo que hoy tiene más de un siglo y que me llevó hacia mis orígenes, recordándome el trabajo que hacía mi abuelo. Esa cosecha hice apenas 100 quintales. Era todo un desafío, primero por la responsabilidad que implicaba elaborar un vino de esa antigüedad. Después, porque recién estaba terminando la universidad y no tenía idea de cómo elaborar Malbec. Lo único que sabía era que se trataba de una uva con piel finita y que el grano se rompía fácilmente. No teníamos máquina despalilladora, con unos amigos armamos una rejilla y ahí nos pusimos a trabajar. Fue una aventura y todo funcionó. Poco tiempo después, recuerdo que en una degustación del INTA dijeron que era un vino hiperconcentrado. Me quedó una botella, así que estoy ansioso por abrirla y ver cómo evolucionó.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Diría Marcelo Pelleriti Reserva Malbec. Porque es más vino que lo que vale y porque expresa La Consulta, representa esa tensión tánica que quiero ir logrando y mejorando. Además, porque lo elaboro con uvas de ese mismo viñedo a partir del cual hice mi primer Malbec, hace más de 20 años.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Para mí, el Malbec funciona de manera fantástica con la carne argentina, pero particularmente con una entraña a punto. Es un corte que tiene un poco de grasa, bien integrada. Si se acompaña con un Malbec con personalidad en boca, realmente se potencia la experiencia.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Se va a hablar más y más de Malbec de distintas zonas geográficas y de Malbec trabajados con otros varietales. Es una cepa que tiene la particularidad de ser muy fácil de combinar. Funciona muy bien siempre, sea el porcentaje que se le agregue a otras variedades, especialmente si se realiza una cofermentación. Por eso para mí el Malbec es un as, siempre tiene algo para aportar.

Angel Mendoza (Bodega Estancia Mendoza) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-Malbec es un noble vino tinto que en Mendoza posee una larga historia con más de 130 años. En 1990 comenzó a expresar su prestigio en el mundo del vino. Hoy es un símbolo y bandera enológica de nuestro país. Los consumidores nacionales también comenzaron a descubrirlo y cambiaron su costumbre de beber Cabernet Sauvignon. Así se transformó en una pasión y desvelo de la mayoría de los agrónomos y enólogos. Es un vino maleable que expresa emociones desde un Blanc de Noir burbujeante, un seductor rosé, un amigable varietal joven, un solemne tinto de crianza y un “intelectual” cosecha tardía para tertulias y largas conversaciones.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Desde 1975 intento expresar las mejores expresiones de este varietal púrpura. Trabajé en una bodega que se llamaba Corinto y logramos una medalla de oro en un concurso organizado por el INV en 1977. He trabajado en otras bodegas intentando el mejor vino posible de la bodega. Tuvimos muchas emociones , premios y calificaciones. Pero hasta hoy siempre pienso que el mejor será el “próximo”.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Todos los vinos que ayudé a elaborar me llenan de emociones y orgullo. Con Los Helechos Malbec de Malbecs 2012, de Estancia Mendoza, logramos marcar el efecto terruño del Alto Valle de Uco. Posee expresiones sensoriales básicas de frutas, violetas y balsámicos, que ayudan a comprender este magnífico valle mendocino.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Con amigos, familia y comida , me encanta comenzar, seguir, terminar y volver a comenzar con vinos Malbec fáciles de beber y comprender. Con tallarines y salsas concentradas de tomate, especias, hongos y trozos de carne estofada me vuelven loco los vinos Malbecs de guarda, con más de 10 años.

-¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Los próximos 20 años serán alucinantes en el desarrollo de Malbec y terruños. Esto recién comienza. Quiera Dios que pueda disfrutar de esta nueva etapa.

Alejandro Sejanovich (Manos Negras, Teho, Zaha) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-El Malbec es mi orgullo nacional. A pesar de sus orígenes en Francia, lo siento como un símbolo muy argentino, con una relación muy simbiótica con nuestros suelos de montaña, sol luminoso y agua pura. Produce una expresión única que es la piedra fundacional de la vitivinicultura argentina. Me encanta explorar sus expresiones en distintos suelos, terruños, viñedos, como así también su simbiosis con otras variedades. Es muy interesante cómo se expresa el Malbec en cortes.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-El primer Malbec que elaboré solo, como viticultor y enólogo, era un experimento de un viñedo viejo de 75 años en La Consulta. Una barrica que terminó siendo el viñedo Tomal del primer vino Teho. Lo embotellamos en magnums. No lo vendimos nunca. De hecho, está en la cava todavía y lo sacamos de vez en cuando para ocasiones especiales. Fue todo un orgullo trabajar con un viñedo tan histórico. Me sentí estar trabajando con los logros de generaciones anteriores.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Después de esta vinificación, compramos la finca Tomal y pusimos manos a la obra para renovarlo y recuperarlo, ya que el viñedo se estaba muriendo. Ver cómo el viñedo se fue mejorando de a poco, reavivándose, despertándose… fue algo muy lindo. Ver cómo los vinos comenzaron a ganar en frescura y expresión mineral, con texturas más tensas, a la vez que podía ver cómo el viñedo se recuperaba. El Teho Malbec es el vino que mas me enorgullece.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-¡Con un buen asado!

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Definiendo primero las distintas expresiones del Malbec en distintas zonas, primero por departamentos, después por distritos, después por viñedos, y luego hasta por suelos de parcelas individuales. La definición de estos estilos, su expresión y comunicación es el gran desafío para el Malbec de cara a los próximos años.

Héctor Durigutti (Bodega Familia Durigutti) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-El Malbec es la columna vertebral de nuestros vinos en Durigutti. Desde que comenzamos con la elaboración de vinos trabajamos con Malbec de diferentes años y regiones.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-El primer Malbec que elaboré fue en el año 1999. Cuando tenía 29 años. Fue justo en el cambio de estilos y concepto de vinos argentinos. Fue una prueba que hicimos con mi hermano Pablo, buscando nuestro estilo y filosofía de vinos.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Nuestro Familia Durigutti 2002. Fue nuestra primera imagen como vino de alta gama. Y nuestra primera creación. Un desafío enorme y muy enriquecedor.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Los mejores vinos se toman en los mejores momentos de la vida. El vino es un momento, un instante que te marca en la vida, en ese sentido, con un rico asado, con un buen plato de pasta. Lo importante es el momento y lo que te deja.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Hay que pensar que vamos a trabajar en la denominación de origen y terroir. No vamos a hablar de zonas sino del vecindario y el polígono de plantación.

Facundo Pereira (Bodega Casa Bianchi)

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-El Malbec es una gran uva que nos da la oportunidad de hacer vinos muy diversos, alimentando la creatividad y dejando que volemos muy lejos al momento de soñar con el vino que queremos hacer.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Mi primer Malbec fue en 2002 en la bodega Monteviejo, allí con Marcelo Pelleriti elaboramos los primeros vinos del Clos de los Siete, que forjaron un refuerzo en la imagen de los vinos argentinos en el mundo. Y, entre esos vinos, hicimos un Malbec muy especial: el Val de Flores 2002, un vino de Michel Rolland que fue el primer Malbec en recibir 95 puntos Parker. Recordar esos momentos son muy satisfactorios. Fueron muchos desafíos juntos que afianzaron no sólo el camino de ese proyecto, sino de la imagen de los vinos argentinos.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Me enorgullece cada vino, porque en ellos se resumen todo el esfuerzo realizado por mucha gente a lo largo de toda la producción del mismo. Cuando a cualquier cosa que uno hace realmente le dedica esfuerzo y pasión, es imposible no sentirse orgulloso. Pero respondiendo concretamente la pregunta, veo con un orgullo especial el Famiglia Malbec, que desde que lo conocí cuando llegué a Casa Bianchi, sentí algo especial por este vino, y esto se reflejó con la cosecha 2012 y su Trophy al mejor vino tinto en Vinalies International, compitiendo sin distinción de precios con 3.400 vinos tintos del mundo.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-El Malbec es un varietal que se adapta a muchas expresiones de vinos, y que respeta su consigna principal, expresión de dulzura en nariz y en boca, en todas esas expresiones, por lo que podemos utilizarlo de diferentes maneras y de acuerdo al vino: vinos varietales, de perfil suave y agradable en boca, con buena frescura, van muy bien con ensaladas verdes o combinadas con hongos y vegetales salteados, como así también con pastas y salsa pomodoro. Vinos de mayor concentración, con paso por roble, de perfiles mas complejos y de mayor cuerpo y estructura, son ideales para acompañar carnes de res, como ojo de bife. También, cada uno debe animarse a experimentar y ver de qué otra manera le gusta. Pero nunca olvidarnos que con empanadas y asado cualquier Malbec va bien.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-El Malbec continúa creciendo y conociéndose en el mundo. Creo que la Argentina aún tiene mucho margen para crecer en exportaciones. También considero que es muy importante el trabajo que venimos haciendo dentro de la Argentina en la identificación de la expresiones del Malbec en cada región, que nos permita brindarle a los futuros consumidores diferencias entre los Malbec.

Paula Borgo (Bodega Séptima) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-El Malbec es un embajador de nuestra cultura de vino moderno. Es un gran exponente que nos enseña día a día más sobre nuestros terruños.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Fue hace varios años ya. ¡Mas de 10! Era todo nuevo, experimental. Lo que recuerdo es que luego de esa vinificación, viajé a Napa a trabajar y me preguntaron todo acerca de esta cepa.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-El ícono de Bodega Séptima, el Gran Malbec. Es un trabajo de lote, de micro terruño, donde llevé a cabo siete microvinificaciones. Es un desafío, pero tremendamente entretenido y divertido.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Carnes rojas, sin dudas. Un buen vacío, un asado, un bife de chorizo. Aunque a esta altura, el Malbec es también un buen aperitivo para recibir gente en casa. Si vienen de otras provincias o países, me permite contarles quiénes somos.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Desafiantes. Debemos demostrar que somos realmente especialistas y que hacemos Malbec de calidad desde el segmento entry level hasta los íconos. Y lo mas importante: ponerle apellido al Malbec. Demostrar que las regiones dan descriptores diferentes.

Bernardo Bossi Bonilla (Bodega Casarena)

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-Es la variedad que más conozco, la que nos representa en el mundo entero y nos abre las puertas de cada mercado. Nosotros somos Malbec, nos corre en las venas. En lo personal, me cuesta elaborar otras variedades sin la “identidad Malbec”.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Con total responsabilidad, mi primer Malbec lo elaboré en Bodega Laderas de los Andes, ubicada en La Consulta. Fue un Malbec de Altamira, hice unos 10.000 litros. Recuerdo que los nervios me consumían, estaba pendiente las 24 hs de la fermentación y extracción. Era cuestión de hacer un remontaje e ir a probarlo para constatar el resultado. Son esas cosas que nos quedan grabadas para siempre

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-En Casarena elaboramos una línea de vinos bajo el concepto Single Vineyard, donde tenemos dos exponentes de Malbec, provenientes de fincas diferentes: Jamilla´s Vineyard, de Perdriel, y Lauren´s Vineyard, de Agrelo, pero de lotes específicos, donde comparamos la misma población de Malbec en diferentes terroirs. Este proyecto nació como una experiencia casi científica, convirtiéndose en un proyecto comercial debido a los buenos resultados comparativos entre ambas fincas.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-La verdad que en esto no me enrosco demasiado. Las reuniones de este tipo siempre deben de ser con empanadas y asado. ¡Soy 100% asadero!

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Sin dudas que hablamos de posicionamiento y no de una moda. Nos quedan muchos mercados por explorar y conquistar. De nuestro lado debemos demostrar que somos capaces de hacer diferentes estilos de muy buenos Malbec. Pero siempre ser consistentes de la calidad. Esto, sumado a algunos cambios en las políticas comerciales, tanto internas como de comercio exterior, traen augurios de afianzamiento y crecimiento del sector. Se vienen años de mucho trabajo, inteligente y mancomunado, entre el sector privado, con el apoyo del Estado.

Juan Manuel González (Viña 1924 De Ángeles)

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-Por éstas latitudes y desde hace varios años, si hablás de vinos tintos hablás de Malbec. Es la variedad que nos permitió mostrarnos en el mundo, es el sinónimo de Argentina en el mundo vitivinícola. ¡Con sólo nombrarlo se lena la boca de vino! Si no, hagan la prueba y digan “Malbec”.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Fue en una bodega en Tupungato perteneciente a FecoVitA, en el año ´99. Mendoza venía de un año vitivinícola muy difícil como fue el ´98, entonces había una expectativa muy grande y la verdad es que pudimos hacer muy buenos vinos. Recuerdo esa vendimia con mucha alegría, aprendí mucho de quién fue mi jefe, Gerardo Marino.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-El primer Malbec en De Angeles, en 2007, porque fue un gran desafío personal, mucho más allá de lo profesional.

4 . A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-En la pregunta está la respuesta: el vino fue, es y será una excusa para reunirse. No hay mejor vino que el que se disfruta con los seres queridos y con el que terminás comiendo un asado, unas empanadas, una picada de fiambres y quesos o un plato súper elaborado. Lo que no cambia es el vino y los seres queridos.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Se vienen años de mucho trabajo, seguramente más que el que se ha hecho hasta ahora. Tenemos todavía mucho mercado por desarrollar, por caminar, sumado a lo que tenemos que recuperar. Hemos logramos una muy buena imagen gracias a la calidad de nuestros vinos y debemos trabajar en consolidar esa imagen. Sin dudas estamos ante una realidad mundial muy diferente a la de hace 20 años, lo que nos obliga a ser mucho más inteligentes en el momento de diseñar las estrategias comerciales. Pero mientras la calidad se mantenga y las reglas internas de juego lo permitan, podremos lograr grandes cosas.

Gabriela Celeste (Eno.Rolland)

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-El Malbec para mí es el varietal de las mil caras… Cuando era chica, recuerdo que mi padre renegaba de tener una finca de malbec porque los rendimientos eran escasos y las bodegas preferían otros cepajes (uvas criollas) para elaborar los blancos escurridos que estaban de moda en aquella época.
Luego, con el tiempo empecé a tomaarle mucho cariño a ese viñedo de uvas negras, de racimos escasos y de suelo trabajado a la antigua, con araduras, riego tradicional y el contratista que seguía todas las labores de la viña. Me impactó el primer vino que pude sacar de este viñedo, en 1999, que con sus taninos dulces y su color intenso supo ganarse un séquito de seguidores.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Mi primer Malbec lo elaboré en Bodega Trapiche, junto a Laureano Gomez y Ángel Mendoza en el año 1996. Aún lo recuerdo… eran uvas de Vista Flores, de una propiedad de un tercero que vendía sus uvas a Trapiche. Era impresionante el color, los aromas y la sensación voluptuosa y agradable en boca. Aún hoy sigo ese viñedo ya que varios años después fue comprado por Michel Rolland y hoy se llama Val de Flores. Me produce una gran emoción haber descubierto en aquella época, hace 20 años, lo que hoy es la materia prima de uno de los grandes malbec de Argentina.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Tengo varios (Insolente Malbec 2012; Carinae Gran Reserva 2009; etc., etc.) pero el que sin dudas lo siento como un verdadero logro (por los recursos con los que disponía) es el Escarlata Expresivo 2010, un 100% malbec con uvas provenientes de 3 parcelas, cosechadas en diferentes momentos.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Un buen malbec argentino va de maravillas con un buen asado de carne argentina!

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-En los últimos 20 años, hubo un enorme trabajo que logró posicionar al Malbec en el mundo. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec?
Los próximos 20 años veo al Malbec pisando fuerte en los países de oriente, en todas sus versiones: rosados, ligeros, con madera, sin madera, en cortes con otros cepajes. También lo veo en los lugares donde ya se posicionó, en un sinnúmero de “Blends”, ya sea con otros malbec o acompañando otras cepas y en un sinnúmero de estilos de acuerdo a su zona de producción y a sus enólogos.

Manuel González (Bodega Andeluna) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

El Malbec es la vida, en un sentido filosófico puedo decir que es una “forma de vida”; me da identidad y personalidad. Pero lo que más me atrae es el lazo cultural que supieron cultivar mis abuelos en mi genética y de esa forma hacerme nativo de este desierto Mendocino.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

Mi primer Malbec fue en casa con la familia, fueron momentos inolvidables de un fin de abril de otoño fresco, aromas que perduran en mi mente.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Me sentí muy completo con el Pasionado Andeluna Malbec 2012, fue un memento de inspiración importante y del cual estoy orgulloso.

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Sin escapar de la idiosincrasia que me rodeó desde siempre, las carnes asadas terminan siendo lo ideal y con ello todas las variables existentes.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Creo que lo que viene es aún mejor, estamos realizando estudios profundos de micro regiones lo cual se va a ver manifestado en los vinos. Esta tendencia a precisar los detalles de tipo de suelo y clones va a marcar un deferencial importante hacia adelante. La viticultura de precisión también está trabajando para los resultados que veremos en el futuro.

Eduardo Vidal (Eduardo Vidal Wines) 

1. ¿Qué significa para vos el Malbec? 

-Es el varietal emblemático de nuestro país. Nos permitió a todos los enólogos poder identificarnos con él, arriesgarnos a crear vinos que pudieran sorprender a todos los consumidores del mundo. Eso es Malbec.

2. ¿Qué recuerdos tenés del primer Malbec que elaboraste? 

-Hace 13 años, en una bodega del Este de Mendoza, tuve mi primera experiencia como enólogo. Se depositó en una pileta de 11.600 lts, yo tenía los conocimientos básicos de lo que había estudiado y me puse a trabajar solo en ese Malbec. Me imaginaba que podría lograr un buen vino y me sentía feliz por elaborar mi primer Malbec peroahora me es  imposible olvidar los nervios que me invadieron.

3. ¿Qué Malbec de tu autoría es el que hoy más te enorgullece?

-Es muy difícil tener una sola respuesta, porque todos los Malbec tienen algo diferente y me enorgullecen. Pero el Nube Negra 2014 fue algo especial, porque empecé a trabajar con un viñedo de otra zona y fue un gran desafío

4. A la hora de juntarse con amigos o familia, ¿con qué comida considerás que es ideal tomar un buen Malbec?

-Depende de la situación y de la oportunidad, pero generalmente con asado.

5. ¿Cómo imaginás que van a ser los próximos 20 años para el Malbec argentino?

-Todavía queda mucho por aprender del Malbec. Espero que las próximas generaciones de enólogos puedan aprovechar la cepa insignia de la Argentina que, con seguridad, seguirá desarrollándose exitosamente.

Vinos & Bodegas iProfesional 
Mail: vinosybodegas@iprofesional.com
Twitter: @vinosargentinos
Facebook: iprofesional.vinosybodegas

← Continuar navegando Vinos & Bodegas

Comentar esta nota
Copyright © 2015 Emprendimientos Corporativos S.A. Todos los derechos reservados | Anunciar en iProfesional