Anuario Vinos y Bodegas 2017: 40 de las mejores etiquetas lanzadas este año que no podés dejar de probar

En esta producción especial, iProfesional reseña los ejemplares que irrumpieron en el mercado y revela por qué se convirtieron en las grandes novedades

Por Juan Diego Wasilevsky - Editor Vinos & Bodegas iProfesional

1

Sin lugar a dudas, 2017 se convirtió en un año atípico: el consumo interno de vinos perdió la pulseada frente a la cerveza y las exportaciones tampoco reaccionaron. Y, así y todo, fueron 12 meses a puro lanzamiento.

Nuevos vinos y, sobre todo, nuevos proyectos, marcaron a fuego la agenda del 2017. Florecieron marcas novedosas, hubo mucho espacio para los vinos de autor y hasta proliferaron nuevos terroirs y zonas.

Así las cosas, esta industria de alto valor agregado, demuestra una vez más que, en los años en que la calculadora no acompaña tanto, más creativa y disruptiva se vuelve.

En este contexto, iProfesional presenta el Anuario del Vino 2017 que recopila -ordenados por precio- 40 de los mejores lanzamientos que marcaron la agenda y que tenés que probar:

Cayado Sauvignon Blanc 2016 – Bodega Eduardo Vidal Wines – Precio: $170

1

Sabroso Sauvignon Blanc de esos que van por el andarivel del medio y conjugan con solvencia y equilibrio las hierbas frescas y las notas de frutas blancas y ese destello tropical. En boca es ágil, de recorrido corto y con buen volumen para lo que es la variedad. Las frutas tropicales se adueñan del paladar pero una acidez filosa aparece para evitar que decaiga. Fresco y fácil de beber.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: es uno de los Sauvignon Blanc de relación calidad-precio mejor logrados del año.

Be My Hippie Love 2016 – Bodega Animal Organic – Precio: $180

2

Exótico y diferente, este vino elaborado con uva Criolla y que pasó por barricas de roble de tercer uso, se presta al debate. La bodega lo presenta como un blanco, pero a ciegas bien podría pasar como un vino rosado. Más allá de estas cuestiones estilísticas, se trata de un interesante ejemplar, ideal para paladares curiosos. En nariz ofrece aromas que van del melón maduro a las flores blancas, pasando por un dejo a hierbas frescas. En boca, es un vino con buen volumen y cuerpo, junto a una acidez intensa y que prolonga la experiencia. Se ubica justo en el medio entre los rosados secos y los blancos de buen graso. Si buscás un ejemplar diferente, no lo dudes.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: es un vino vanguardista que realmente vale la pena conocer.

Tintillo Malbec – Bonarda 2017 – Bodega Santa Julia – Precio: $190

3

Desde la propia etiqueta proponen beberlo refrescado. Sucede que es un clásico vino tinto elaborado mediante la técnica de fermentación carbónica, es decir, la que se realiza con el grano entero en los tanques de acero. Esto le imprime una nota explosiva y exuberante de frutas rojas, bien crujientes. En boca muestra paso ligero y suelto, baja carga tánica y una simpleza general que lo hace muy fácil de beber. Sin dudas, uno de los hits del próximo verano. Ideal para desenroscar un mediodía al sol, mientras se enciende el fuego para un asado.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: llega el verano y este tinto es uno de los hits obligados para la temporada alta.

Famiglia Bianchi 1887 Red Blend 2015 – Bodega Famiglia Bianchi – Precio: $199

4

Este relanzamiento está conformado por tres etiquetas: un Malbec, un Cabernet Sauvignon y este red blend. Si bien la fórmula está dada por un 60% de Malbec, un 30% de Cabernet Sauvignon y un 10% de Merlot, la nota de pimentón ahumado y de morrón rojo se adueña de la copa y le gana con soltura la pulseada a la fruta que aporta el Malbec. En boca es un cuerpo de recorrido corto, con taninos súper amables y una acidez intensa que le otorga un paso vivaz y fresco. Es un vino de paso algo suelto, que no opone resistencia en el paladar. Se bebe muy fácil.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque se trata de un revival que viene a rescatar una marca de vinos que marcó una época hace tres décadas.

Vuelá Bonarda 2017 – Bodega Piedra Negra – Precio: $210

5

Hacía tiempo que no aparecían Bonardas interesantes. Pero Piedra Negra vino a saldar esa deuda con este ejemplar de un color negro profundo que define lo que es un vino jugoso y ultra fresco. Desde la nariz se anticipa ese frescor, con notas de fruta roja crujiente en alta definición y toques especiados. En boca, tiene la virtud de tener unos taninos firmes (es decir que no flaquea como muchos otros vinos elaborados con esta variedad) pero con una jugosidad envidiable y una acidez óptima. Para beber refrescado. Se adaptará muy bien a los mediodías cálidos.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: la línea Vuelá siempre se caracterizó por alumbrar ricos vinos y a buenos precios. Este ejemplar no escapa a esa regla, con el plus de que suma una nueva etiqueta al universo de los Bonardas.

Amauta Absoluto Cabernet Sauvignon 2017 – Bodega El Porvenir de Cafayate – Precio: $210

6
Este tinto entrega una paleta de aromas profundos, negros, con un dejo a ciruelas, casis y hasta higos secos. Dejos a pimienta negra y pimentón rojo completan su paleta. Al paladar entra concentrado pero no muy estructurado. Lleva, en definitiva, la bandera del sol del Norte Argentino. Sus taninos aportan la columna pero, a la vez, se muestran definitivamente amables. La acidez, presente sin desentonar, es su otro gran atributo. Un vino que tiene la virtud de ser intenso pero, antes que nada, súper bebible.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un Cabernet Sauvignon que demuestra -por si todavía hace falta- por qué esta cepa también encontró su gran zona de confort en Cafayate.

Punto Dévil Petit Verdot 2014 – Bodega San Huberto – Precio: $215

7
La bodega comenzó a hacerse un nombre en la industria, justamente, con un Petit Verdot. A partir de viñedos del Valle de Aminga, en la Rioja –de donde también proviene su clásico Nina-, la bodega ofrece un Petit Verdot súper bebible. Su paleta conjuga especias, toques de fruta roja y un sutil dejo ahumado. En boca es jugoso, con un medio de boca cargado de aromas, de alto impacto, pero bien bebible, gracias a sus taninos domados, apenas dulzones. Las notas de mermeladas de frutas negras y especias impregnan el paladar.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un Petit Verdot reversionado para paladares internacionales.

De Moño Rojo blend blanco 2016 – Bodega De Moño Rojo – Precio: $220

8
Un blend único que conjuga Marsanne, Roussanne, Viognier. Definitivamente, un corte muy exótico para estas tierras y con un resultado muy bien logrado. En nariz, se entiende a la perfección ese juego entre aromas maduros y también más frescos, que suma notas de duraznos, damascos y toques herbáceos tenues y agradables.. En boca es un vino con un lindo volumen, apenitas graso, con una redondez notable y una grata acidez, que no se descontrola ni pretende ser mordiente. La fruta de carozo blanca se potencia y estira la experiencia.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: los blends blancos llegaron para quedarse. Y este vino es una de las más agradables sorpresas del año.

Desquiciado Garnacha 2017 – Bodega Desquiciado Wines – Precio: $235

9
Se trata de una Garnacha de Gualtallary elaborada como un pequeño rompecabezas donde se privilegiaron dos etapas diferentes para la cosecha y luego, cada componente, se cofermentó con pequeños toques de Syrah y de Cabernet Franc. Su paleta es simple y directa: manda la fruta roja y bien fresca. Se complementa con un dejo especiado y recuerdos a té negro. En boca levanta el perfil, con una aromática de alto impacto, paso súper jugoso, buena frescura general y taninos sin aristas. Ideal para beber apenas refrescado, mientras se va prendiendo la parrilla.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: una Garnacha simple y cumplidora y a un precio más que razonable. Punto para esta joven bodega.

Humberto Canale Old Vineyard Rosé de Pinot Noir 2017 – Bodega Humberto Canale – Precio: $250

10
La bodega patagónica alumbró una partida limitada de 9.000 botellas. Desde el vamos se nota la búsqueda por alumbrar un vino más Viejo Mundo, de la mano de su color salmón bien pálido. Austero de aromas, este ejemplar ofrece sutiles toques de frutas rojas y algo de esa atmósfera exótica que aporta la variedad. En boca tiene todo el espíritu del Pinot Noir, con un paso seco pero nada ligerito. Por el contario, muestra un buen peso. Conforme avanza, se vuelve más envolvente. La buena acidez permanece, volviéndolo un rosado perfecto para acompañar frutos de mar.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: cuando la Patagonia mira a Provence, se producen joyas como estas.

Doña Paula Estate Blue Edition Velvet Blend 2016 – Bodega Doña Paula Precio: $257

11

Este blend que conjuga Malbec, Pinot Noir y Bonarda tiene un gran mérito. Y es que apenas se posa la nariz en la copa se percibe esa fruta roja crujiente y explosiva que se puede experimentar en las muestras recién sacadas de los tanques de acero, en una bodega. Para tener una referencia, es una fruta inconfundible, de alto impacto, en alta definición, pura y franca. Y esta experiencia se repite en boca y se vuelve gratificante. Es un vino de cuerpo medio, jugoso, súper amable, para beber y beber. Ideal ponerlo un rato antes en la heladera y disfrutarlo como aperitivo, mucho mejor en la previa de un asado de mediodía.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: uno de los top 3 del año. Soberbiamente fresco y absolutamente bebible.

Tordos Malbec 2016 – Bodega Tordos Wines – Precio: $270

12

Este Malbec grita Cafayate. Tiene esa paleta característica, en la que está impresa con mucha firmeza la fruta roja y negra intensa. También surgen notas de pimienta negra y, en una segunda capa, aparecen notas de especias dulces, de esas que reconfortan a quienes busquen esos dejos a nuez moscada y canela. En boca es un vino con excelente graso, con buena estructura pero no hay rastros de hiperconcentración ni de sobremadurez. Los taninos van redondeándose y, si bien están todavía presentes, no ofrecen gran resistencia. Lo interesante es que la frescura, sin ser mordiente, juega un buen contrapunte y le imprime cierto brío y agilidad. Este vino tiene un enorme mérito: es un vino joven, cosecha 2016, y si bien el tiempo a veces es una variable relativa, este Malbec tiene aires de solemnidad.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque muestra el lado más personal del enólogo Francisco “Paco” Puga, que comanda las riendas de El Porvenir de Cafayate. Y porque en esta línea, además, se permite jugar con vinificaciones y estilos que salen de lo común en el Valle de Cafayate.

Malbec de Potrero 2016 – Vinos de Potrero – Precio: $280

13
Si bien prefiere que el vino hable por sí solo y no ser la cara de la bodega, hay que decirlo: el impulsor del proyecto es el futbolista Nicolás Burdisso. Pero, a diferencia de muchas otras iniciativas encaradas por personalidades famosas, aquí sí hubo una búsqueda. Y la misma arrancó con bases sólidas, dado que hace casi diez años Burdisso junto con su esposa adquirieron una finca en Gualtallary, en el Valle de Uco, que fue plantada en 2011. La bodega entrega un Malbec que ofrece frutas rojas frescas, trazos florales y una barrica que aporta tostados y algo de especias dulces. En boca se percibe cierta tensión y textura propia del terroir. Pero es un vino pensado más para paladares clásicos que para hipsters.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un nuevo proyecto al que seguramente valdrá la pena seguirle los pasos. Más cuando cuenta con la enología del siempre consistente Eduardo Bossi Bonilla.

Vallisto Extremo Criolla 2017 – Bodega Vallisto – Precio: $280

14

Un tinto ligero que nació como consecuencia de una larguísima búsqueda por parte de “Pancho” Lavaque y Marcelo Pelleriti, que estuvieron un largo tiempo rastreando un viñedo implantado con esta variedad que tuviera algo diferente para ofrecer. Y lo encontraron en Catamarca, en los Valles Calchaquíes: allí, a más de 2.600 metros sobre el nivel del mar, dieron con un viñedo de uva Criolla que data del año 1898. El resultado son unas 7.500 botellas de “bebibilidad” absoluta, sin sobreactuaciones. Se trata de un tinto de colores tenues, con notas directas pero suaves de fruta roja fresca y esa atmósfera “vinosa”, clásica de la cepa. En boca ofrece pulso seco, con cuerpo medio y ágil, similar a la experiencia que brinda un Pinot Noir, pero que llena el paladar. Los taninos están pulidos pero tienen una levísima astringencia, seguramente aportada por los escobajos. Eso alcanza para darle carácter. El recuerdo a guindas y cerezas se prolongará un largo rato y dejará una agradable sensación.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: es extremo, es rico y tiene muy buen precio. ¿Algo más?

Blanchard & Lurton Les Fous 2017 – Bodega Blanchard & Lurton – Precio: $280

15

Este blanco fue fermentado en huevos de concreto, con un intenso trabajo sobre lías para obtener más graso y volumen. Se trata de un ejemplar delicado, que conjuga un 80% de Sauvignon Blanc de la zona de Los Chacayes y un 20% de Semillón, de Tupungato. Posee un buen balance entre la fruta blanca, los cítricos dulces y las hierbas frescas. En el paladar entra con buena frescura e interesante volumen, con una acidez controlada y algo encorsetada. Tiene un paso largo, persistente y apenas oleoso. Los aromas a pomelo rosado y hierbas permanecen un largo rato. El trabajo en la fermentación y el aporte del Semillón, realmente ayudan a llevar a otro nivel al Sauvignon Blanc. No es un vino diseñado para los amantes de los blancos de paso suelto y de espíritu ultra mordiente, sino que fue concebido para consumidores que busquen equilibrio, elegancia y algo distinto en materia de Sauvignon Blanc.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: este vino es la última creación del proyecto de Andrés Blanchard y François Lurton, luego del hit que significó su Grand Vin. Y esta nueva etiqueta reafirma que la bodega está en posición de alumbrar algunos de los blancos más elegantes del momento.

Marcelo Pelleriti Signature Chardonnay 2016 – Bodega Marcelo Pelleriti Wines – Precio: $290

16
Su nariz conjuga buen balance entre la frescura y la suave madurez. Duraznos, frutas de pepita y un apenas perceptible tostado le dan vida a la paleta. Al paladar presenta paso ágil, muy buena acidez, con un fluir cargado de frutas blancas y un toque cítrico. Un Chardonnay que va por el andarivel del medio, entre los clásicos blancos sucrosos y los de paso más ágil. En esa autopista central, gana por su frescura y elegancia.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: se trata del primer blanco que integra la línea creada por Marcelo Pelleriti. El resultado es uno de los grandes best value del año en esta categoría.

Famiglia Bianchi Viognier 2016 – Bodegas Bianchi – Precio: $300

17

Este Viognier que se apoya en la sobriedad propia de la variedad, con notas de fruta de carozo apenas madura, toques florales y una barrica que aporta dejos sutiles a vainilla. En boca es un vino de paso bastante seco y ágil. Es un ejemplar con una buena acidez que le da cierta estridencia y presencia en boca, a contramano de los Viognier que más maduros entregan menos frescura, evidenciando el estilo de la zona de Vista Flores y también la mano del enólogo y del ingeniero agrónomo.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: se trata de un vino que marca un punto de inflexión en la historia de una bodega centenaria, dado que es la primera etiqueta procedente del Valle de Uco.

Cruzat Premier Especial Nature – Bodega Cruzat – Precio: $320

18

Un espumante elaborado a partir de uvas provenientes de la finca de Luján de Cuyo, con el objetivo de obtener un espumoso fácil de beber, con aromas más maduros y una acidez no tan explosiva. Lo interesante es que Rosell realizó una maceración prefermentativa en barricas de roble francés, para complejizarlo un poco. El resultado de este espumante (60% Pinot Noir y 40% Chardonnay) es una paleta que conjuga en su nariz notas de frutas blancas, suaves tostados y una punta de frutos secos, como almendras y castañas de cajú tostadas. En boca es un espumante con buen volumen, acidez tenue y un final a toda orquesta, cargado de aromas a damascos y pan tostado. Un Nature que no apuesta tanto por la frescura, sino que apunta a convertirse en uno de los más bebibles del mercado.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque el gran enólogo Pedro Rosell sigue creando. Y nunca defrauda.

Alba en los Andes Estate Reserve Malbec – Bodega Alba en los Andes – Precio: $320

19
A partir de un viñedo de 36 hectáreas, este nuevo proyecto ubicado en la parte baja de Gualtallary irrumpe en el mercado interno. Su enólogo es nada más y nada menos que Bernardo Bossi, quien tiempo atrás había conducido las riendas de Casarena. Se trata de un ejemplar elegante, que ofrece un abanico de aromas, como frutas rojas maduras, flores y muchas especias dulces, propias de la crianza. En boca ataca intenso, para luego avanzar en un fluir por el centro, con taninos de buen agarre, apenas dulzones y algo astringentes, pero ya bien domados y amables. La frescura lo recorre de punta a punta, pero a olvidarse de los vinos “eléctricos”, dado que aquí la acidez está encorsetada y no se descontrola. La madera acompaña y repite el estilo percibido en nariz, dejando un extenso recuerdo a canela y chocolate.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: en momentos en que Gualtallary se asocia a vinos filosos y mordientes, esta etiqueta ayuda a entender lo difícil que es tratar de resumir una zona con un único estilo de enología.

Domaine Bousquet Reserve Pinot Gris 2016 – Bodega Domaine Bousquet – Precio: $345

20

Interesante blanco. Si bien tiene identidad propia, es un Pinot Gris que “chardonnea”. Es más tropical que cítrico y hay más manzanas rojas que verdes, con suaves toques lácticos, que completan una expresiva paleta. En boca es un vino de excelente volumen, con una carga aromática intensa que crece segundo a segundo. Su final es marcado y lo vuelve un blanco perdurable con una acidez controlada y de pulso bajo, lejos de los blancos filosos y mordientes.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un blanco ideal para quienes quieran salir del “oligopolio” dominado por cepas como Chardonnay, Sauvignon Blanc o Torrontés y busquen un ejemplar tan elegante como bebible.

Salentein Reserve Blend 2016 – Bodega Salentein – Precio: $345

21
El mérito de este blend, que conjuga un 60% de Malbec, un 30% de Cabernet Sauvignon y un 10% de Cabernet Franc del Valle de Uco es su elegancia y la interacción entre las diferentes variedades que asegura una frescura de punta a punta. La fruta roja, crujiente, se amalgama con notas mentoladas, toques especiados y una madera que susurra, con notas de tabaco y algún tostado bien de fondo. En boca tiene sus virtudes: corre por el centro del paladar, con mucho equilibrio. Los taninos, domados y de sana madurez, nunca incomodan y dejan un suave graso. Es de esos vinos bebibles y que no cansan.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un muy buen blend con la firma de “Pepe” Galante y a un precio competitivo.

Kaiken Ultra Merlot 2016 – Bodega Kaiken – Precio: $350

22
Es un ejemplar que suma fruta roja y negra de sana madurez, con una atmósfera especiada evidente y, bien de fondo, apenas perceptible, una punta de pimientos rojos ahumados, seguramente aportada por el toquecito de Cabernet Franc, que complementa la paleta. El uso racional de madera aporta dejos a especias dulces que no tapan el bosque. En boca es un vino estilo viejo mundo: paso seco pero amplio y envolvente; acidez elegante, nada estridente; mucha carga aromática y una rica textura, sutilmente rugosa. Es un vino elegante que tiene un muy buen presente pero que entregará nuevos matices en los próximos dos años en botella ya que, según detalló su enólogo, Rogelio Rabino, estas dos variedades ganan mucho en complejidad –y tipicidad- con el tiempo en estiba.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: lo definió perfectamente su creador: “Mientras muchas bodegas le siguen dando de baja, nosotros le ponemos fuerza al Merlot”. Punto para la bodega.

Confiado Pinot Noir Blanco 2016 – Bodega Séptima – Precio: $360

23

Se trata de una de las etiquetas que compone la nueva serie de vinos creada por Bodega Séptima, que cada año irán variando, de modo que se trata de partidas limitadas e irrepetibles. A ciegas, muy difícilmente alguien pueda distinguir que se está ante un blanco elaborado con Pinot Noir. Además, conforme gana temperatura en la copa, es un vino que muta rápido y que poco tiene que ver con el Pinot Noir elaborado tradicionalmente. Y eso desconcierta. Si hay que buscarle algún paralelismo, remite a esos Pinot Grigio bien frutados, con un recuerdo entre tropical y notas de frutas de pepita. Se percibe además un exótico toque a pimienta blanca. En boca es un vino con una acidez de altísimo impacto, mordiente. Parece que no tuviera contemplaciones con los paladares sensibles. Pero justo ahí aparece el contrapunto: en boca surge un volumen y una textura agradables y que le dan más armonía hacia el final. No es una acidez vacía: debajo de la cáscara hay cuerpo. No es sucroso como un Chardonnay, pero hay consistencia.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: sin dudas, uno de los vinos del año y que no es sólo para sommeliers: es para consumidores curiosos, que gusten de los blancos mordientes pero estén en busca de algo que definitivamente se desmarque de lo tradicional.

Lejanamente Juntos Semillón-Sauvignon Blanc 2016 – Bodega Trivento – Precio: $390

24

El leitmotiv de este vino fue amalgamar viñedos de Luján de Cuyo, de donde proviene el Semillón, y de San Pablo (Tunuyán), que aporta un toque de Sauvignon Blanc. ¿El resultado? Un blanco cauto, definido por esa austeridad tan propia del Semillón. Aparecen notas de frutas de carozo blancas, dejos a miel y toques especiados exóticos, con un trazo levemente herbáceo. Al paladar empieza a mostrar su otra personalidad: tiene buen peso, con un pasar apenitas sucroso. Pero ahí cuando podría decaer y perder vivacidad, irrumpe una acidez intensa y mordiente que lo empuja hasta el final. El perfil más cítrico refuerza ese espíritu vibrante, que terminará dominando el final.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un blend blanco de alto vuelo que es pura frescura y “tomabilidad”.

Zaha Marsanne 2016 – Bodega Zaha – Precio: $395

25

Un blanco super fresco y delicado. Con notas de frutas blancas de pepita y de carozo, como damascos. Suma toques herbáceos apenas perceptibles y algo de flores blancas. Registra un breve paso por barricas que le aporta un lejano aroma que recuerda a esos frascos de la cocina en la que hay un resto de especias de repostería. Nada de vainillas predecibles o empalagoso caramelo. Al paladar se presenta como un vino con buen volumen, sin ser amplio. Más bien, fluye por el centro del paladar. Es apenas oleoso, pero no muy graso, con un dejo apenitas dulce. Entra bien fresco, pero luego la acidez termina un poco más domada. Deja un recuerdo a compota recién hecha, de peras y manzanas. Para orientar al consumidor, este blanco elaborado a partir de una cepa francesa no muy común en la Argentina, por su acidez controlada y su buen cuerpo, está más orientado hacia los Chardonnay modernos que hacia el lado de los Sauvignon Blanc filosos.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: llega como una gran alternativa para quienes busquen blancos un poco más allá del universo de las cepas clásicas. Sorprenderá a más de uno.

Proemio Reserve Syrah – Garnacha 2015 – Bodega Proemio Wines – Precio: $400

26
Se trata de una partida limitada de 3.000 botellas. A partir de viñedos de Maipú, manejados con prácticas orgánicas, el equipo enológico optó por cofermentar ambas variedades. El resultado es un vino diferente, que no pasará desapercibido y que dividirá las aguas. En nariz ofrece notas de ciruelas maduras y toques de pimienta negra. La madera casi no se palpa, lo que refuerza la frescura. En boca es delgado, con una acidez bien filosa que se potencia conforme avanza, en un andar algo lábil. Sus taninos sin aristas no opondrán resistencia.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: un tinto diferente de una bodega que está probando cosas nuevas.

Duet 2016 – Bodega Finca Las Marianas – Precio: $440

27
Este vino es el resultado de un nuevo proyecto nacido en el complejo de viñedos Dragonback Estate, ubicado en Alto Agreglo. A partir de pocas hectáreas y la enología del experimentado Juan Manuel González, la bodega alumbra un 100% Malbec, de esos de paleta voluminosa, que ofrecen mucha fruta roja y negra, un buen especiado y una atractiva pátina floral. Aparecen de fondo notas más balsámicas. Vino de paladar pleno, con una acidez que le imprime un paso fresco, algo más marcada que el estándar clásico de Luján de Cuyo pero sin llegar a lo mordiente de Uco.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: este vino significa el punto de partida para una nueva bodega, emplazada en una nueva zona de Agrelo.

Estancia Los Cardones Garnacha 2015 – Bodega Estancia Los Cardones – Precio: $450

28

Este vino, proveniente de viñedos de Tolombón, en lo profundo de los Valles Calchaquíes, se destaca por su aromática intensa, cargada de notas de fruta roja bien fresca y que se anticipa crujiente y una barrica usada que igualmente aporta toques sutiles de cacao y que complejiza su paleta. En boca, es un vino que combina tres grandes características: es redondo y extremadamente pulido, tiene una acidez rozando lo mordiente pero que no incomoda y está bien ensamblada, y la barrica termina por aportarle una dulzura etérea -apenas perceptible- pero que complementa muy bien el pulso seco del vino. El resultado es un ejemplar versátil que, servido bien frío, puede beberse perfectamente como aperitivo. Y que, con algo más de temperatura, puede ser un excelente complemento para acompañar unas mollejas a la parrilla, antes de pasar a los tintos corpulentos.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: soberbiamente bebible. Sin dudas, en el top 3 de los vinos del año.

Domingo Molina Petit Verdot 2016 – Bodega Domingo Molina – Precio: $450

29
Este ejemplar viene a completar la línea de vinos Domingo Molina, elaborada con uvas procedentes de Yacochuya. Este Petit Verdot es exótico y tiene su costado salvaje, pero no deja de ser un tinto actual. Entrega notas profundas de frutos rojos, unos trazos de pirazina y un trasfondo vegetal. Suma toque especiados bien nítidos. En boca es un vino sustancioso, de excelente concentración. Pero es, ante todo, un vino bien equilibrado: fluye por el centro del paladar, con buen peso, pero con buen ritmo, de la mano de una fluidez y frescura envidiables. Un tinto con dos caras que terminan redondeando un concepto equilibrado. Hay que probarlo para entenderlo.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: muestra la versatilidad de Cafayate y el gran futuro hay por delante explorando con cepas no tan tradicionales para el Norte Argentino.

AlmaNegra Orange – Bodega Domaine AlmaNegra – Precio: $530

30

Cuando se habla de los vinos “naranjas”, se hace referencia a los ejemplares que se elaboran a partir de variedades blancas pero con técnicas más vinculada con uvas tintas. La principal diferencia entre un vino naranja (que en realidad adquiere un color ámbar intenso) y un clásico blanco, es que los hollejos, que suelen separarse rápidamente del mosto, en este tipo de elaboraciones persisten un largo tiempo en contacto. En la Argentina, esta práctica (que es antiquísima) recién se está diseminando entre algunos enólogos con ganas de experimentar. En general son partidas muy limitadas, casi de nicho, alumbradas para satisfacer la demanda de paladares curiosos. Este ejemplar es intenso desde el vamos, con una paleta profunda y dominada por notas de damascos maduros, miel, frutos secos y un exótico toque de especias blancas. En boca será una zona de confort para quienes gustan de los blancos con cuerpo: es oleoso, con un excelente volumen y peso, pero compensado por una sana acidez.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: es original y está muy bien logrado. Una de las sorpresas del año y en el top 3 de las mejores novedades que trajo el 2017.

Rosell Boher Gran Chardonnay 2016 – Bodega Rosell Boher – Precio: $620

31

A partir de viñedos emplazados en Valle de Uco, la bodega entrega un Chardonnay de alta gama, de estilo clásico pero con el plus de frescura que imprime esa zona de Mendoza. De interesante nariz, en su paleta confluyen notas de frutas tropicales, frutos secos y un dejo a especias dulces, completando aromas elegantes y profundos. En boca premia con un andar amplio y sucroso, con un recorrido cargado de aromas que recuerdan al ananá y un suave dejo a vainilla. Excelente volumen y un buen balance entre el graso y la equilibrada acidez.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque es un vino que se acuerda de los consumidores que buscan el estilo más clásico del Chardonnay.

Altar Uco Blend Blanco 2015 – Bodega Altar Uco – Precio: $710

32

Un vino realmente disruptivo, donde lleva la batuta el Sauvignon Blanc, de estilo bien herbáceo, pero que se apoya en una fruta blanca sutil y en notas de crianza. En boca es un ejemplar que sale aun más de lo convencional, en tanto y en cuanto no está muy difundido el Sauvignon Blanc con paso por madera. La cuota herbácea junto con las notas de especias dulces aportadas por la barrica lo llevan a un nivel diferente. El juego de contrastes continúa con el paso suelto propio de la variedad, encorsetada en cierta sucrosidad que le imprime la crianza. Por momentos, este concepto puede descolocar al consumidor, porque claramente divide las aguas.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque es un vino muy, muy diferente a todo lo que se viene elaborando en la Argentina. Vale la pena descubrirlo.

Primogénito Sangre Azul Chardonnay 2016 – Bodega Patritti – Precio: $720

33

La bodega patagónica había sorprendido el año pasado con la primera etiqueta de la –ahora- familia Sangre Azul. Se trató de un Merlot de alto vuelo que se transformó en uno de los vinos del 2016. Ahora, Patritti repite la experiencia pero con un Chardonnay, elaborado a partir de los mejores sectores del viñedo que posee en San Patricio del Chañar. El resultado es un ejemplar consistente, de nariz elegante y profunda, con notas de frutas tropicales y blancas maduras, toques de miel y un dejo tostado sugerente. La paleta no está exacerbada y lo interesante es que conserva el equilibrio, sin empalagar de entrada. En boca es un vino de paso redondo, con un agradable graso y una acidez que si bien está a años luz de ser mordiente sí se palpa y le aporta algo más de ligereza y frescura.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque es uno de los nuevos blancos patagónicos más interesantes del año.

Rompecabezas La Última Pieza Malbec 2015 – Bodega Finca Beth – Precio: $790

34

En momentos en que el enólogo Felipe Stahlschmidt elaboraba 20 barricas para el vino Rompecabezas, notó que cinco de ellas se desmarcaban y que le entregaban algo más, un plus. A partir de allí, les hizo un seguimiento pormenorizado hasta que decidió sacarlas como una partida especial. De ahí nace la última pieza de Finca Beth. Es un Malbec 100% de Altamira que mantiene la sensualidad de la zona. Hay mucha fruta, algo de flores y notas de crianza. En boca entrega un andar sedoso, levemente sucroso y una frescura que lo atraviesa y lo vuelve más y más fluido. Los taninos maduros, de pulso apenas dulce, confirman que se está ante un tinto soberbiamente bebible.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque este vino ayuda a seguir demostrando que Altamira es un terroir que alumbra algunos de los vinos más sensuales de la Argentina.

Mugrón negro 2014 – Proyecto de enólogos – Precio: $800

35
Un grupo de reconocidos enólogos del Norte Argentino, que trabajan en algunas de las más representativas bodegas de la zona, se propuso un día alumbrar un vino que naciera a partir del aporte de una barrica elaborada por cada uno de ellos, de manera separada, para luego realizar todos juntos el corte final. Así nació el primer vino, llamado “Mugrón”. Ahora, llega la segunda etiqueta de este “colectivo enológico”. Se trata de un vino con base de Malbec y un toque homepático de Tannat. En nariz premia con una paleta que es exuberante, cargada con mucha fruta roja, toques de pimienta negra y algo de especias dulces, con un dejo apenas vegetal. Al paladar se presenta full bodied, pero sin sobreextracción. Sí tiene una columna vertebral bien definida, pero hay una bravura domada.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque confirma la continuidad de un proyecto de gran camaradería en los Valles Calchaquíes.

José Zuccardi 2013 – Bodega Familia Zuccardi – Precio: $880

36

Con este vino, la bodega se propuso hablar de la historia familiar. Se trata de la reinterpretación del clásico Zuccardi Zeta, que ahora cambió de nombre para llamarse José Zuccardi. Pero es más que un simple restyling. Añada tras añada, este vino fue evolucionando. La búsqueda del enólogo se plasma en el resultado final: su paleta es fresca, con mucha fruta roja en alta definición, toques florales delicados y una madera que pasa desapercibida, gracias a la crianza en toneles grandes y concreto. En boca lo que prima es la frescura. Pero esto no ya entendido como los típicos vinos mordientes de Uco. Aquí hay una frescura más armónica que vertiginosa. El leve toque de Cabernet Sauvignon alcanza para sumarle unas piezas a la columna vertebral, sin perder de vista su corazón de Malbec, bien jugoso y bebible, con ese pulso tan dócil de Altamira.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque significa el relanzamiento de un clásico, que ayudó a construir la imagen del vino argentino en el exterior. Además, es un homenaje al gran José “Pepe” Zuccardi.

Primeras Viñas Gualtallary Malbec 2015 – Bodega Lagarde – Precio: $950

37

Su paleta es sobria, sutil, para nada “exhibicionista”. Aparecen tenues capas florales, un dejo apenas perceptible de frutas rojas y cierto dejo especiado. En el paladar irrumpe con el ímpetu que Gualtallary le imprime a sus vinos, cuando se realizan cosechas tempranas y se busca frescura. Por eso, este Malbec ataca brioso, con un fluir en el que se nota algo de vértigo. Los taninos se agarran del paladar y le marcan el pulso, dejando su rastro. Seguramente contribuya la dosis “homeopática” de Petit Verdot. La frescura, en tanto, lo atraviesa. Un vino que no pasará desapercibido.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: este vino inaugura una nueva etapa en la bodega, que está poniendo su primer pie en el Valle de Uco.

Estancia Uspallata Malbec 2015 – Bodega Estancia Uspallata – Precio: $1.000

38

La pequeña finca, de cuatro hectáreas, tiene la particularidad de estar emplazada en lo alto de Uspallata, a 2.000 metros sobre el nivel del mar. De hecho, son los viñedos más altos de todo Cuyo. No existe en ninguna de las provincias que conforman esta región otro proyecto que esté a esa misma altura. Respecto de este Malbec, que cuenta con la enología de Alejandro Sejanovich, se realizó una maceración previa con racimos enteros y escobajos. Esto redunda en una nariz diferente, fresca. Tiene la característica fruta roja pero además, exhibe un llamativo perfil entre herbáceo y mentolado, con un dejo a pino. En boca fluye bien largo, con una textura de extrema delicadeza.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque es un terroir con un potencial enorme y que promete grandes vinos. Conviene seguirle los pasos.

Fósil Zuccardi 2016 – Bodega Familia Zuccardi – Precio: $1050

39
Como lo define su autor, Sebastián Zuccardi, es un vino desprovisto, desnudo y que “habla de austeridad”. Este Chardonnay de San Pablo, en el Valle de Uco, proviene de una zona bien fría donde, según la visión de Zuccardi, se puede lograr que una variedad con mucha impronta e identidad propia, como la Chardonnay, resigne bastante de su papel “ególatra” y hable más del lugar. Fósil muestra algo de eso “llamado mineralidad”, con toques de frutas blancas, cítricos y hierbas, pero todo con absoluta sobriedad. Es un vino que habla poco y bajo. En boca tiene un paso bien fresco y filoso, pero es una acidez armónica y no desfasada.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: marca un nuevo camino para la bodega. Con este vino, Familia Zuccardi abre una nueva etapa en la producción de blancos de alta gama.

Susana Balbo Signature Edición Limitada Malbec 2013 – Bodega Susana Balbo Wines – Precio: $1.481

40

A partir de viñedos ubicados en Paraje Altamira, Susana Balbo alumbró un Malbec de altísimo vuelo, para paladares clásicos que busquen el buen dueto entre la fruta y la madera. Pero su nariz no está “commoditizada”: hay una sugerente nota herbal y elegantes toques florales, además de los esperados aromas a frutas y café. En boca presenta taninos firmes, de buen agarre, maduros, y bien pulidos. Si bien tiene esa “verticalidad” propia de Uco, es un vino que tiene sustancia, no es lineal ni flaco. Tiene esa sensualidad que se espera de los tintos de Altamira. Estuvo a un paso de ser un componente de Nosotros, el vino ícono de la bodega.

Por qué es uno de los lanzamientos del 2017: porque es uno de los Malbec más sólidos que alumbró Uco en el año.

← Continuar navegando Vinos & Bodegas

Comentar esta nota
Copyright © 2015 Emprendimientos Corporativos S.A. Todos los derechos reservados | Anunciar en iProfesional